BIODIGESTIÓN DE PURINES:

Una mirada profunda en los purines.

Producción de biogás.

La biodigestión de purines involucra la descomposición de la materia orgánica contenida en ellos en un ambiente anaeróbico. Este proceso genera biogás, una mezcla de metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2), que puede ser utilizado como fuente de energía renovable, tanto para la producción de electricidad como para calefacción.

Tipología de instalaciones.

Existen distintos tipos de instalaciones para la biodigestión de purines:

Digestores Continuos: Funcionan de manera constante, añadiendo y extrayendo material regularmente.

Digestores por Batch: Se cargan con una determinada cantidad de material y se dejan fermentar hasta que finaliza el proceso.

Digestores de Flujo Ascendente: Son verticales y permiten que el material se desplace desde la base hacia la parte superior del digestor.

Digestión anaerobia y aerobia.

Digestión Anaerobia: Es la más común para la producción de biogás. Se realiza en ausencia de oxígeno y genera metano como principal producto gaseoso.

Digestión Aerobia: Se realiza en presencia de oxígeno. No produce biogás, pero es eficaz en la estabilización de la materia orgánica y en la reducción de patógenos.

Impacto medioambiental.

La biodigestión tiene múltiples ventajas medioambientales:

Reducción de Emisiones: Al capturar y utilizar el metano producido, se evita su liberación a la atmósfera, un gas con alto potencial de efecto invernadero.

Manejo Sostenible de Residuos: Se minimiza la contaminación del agua y del suelo al reducir la carga orgánica de los purines.

Producción de Biofertilizantes: El digestato resultante es un excelente fertilizante, rico en nutrientes.

BIODIGESTIÓN DE PURINES, ¿SÍ O NO?

La biodigestión de purines no es solo una solución a un problema de gestión de residuos; es una oportunidad para transformar la ganadería en una industria más sostenible y autosuficiente energéticamente. No obstante, su implementación requiere inversión inicial, conocimiento técnico y un manejo adecuado. La clave está en valorar los beneficios a largo plazo, tanto económicos como ambientales, frente a los desafíos iniciales. En un mundo que busca fuentes de energía limpias y una gestión sostenible de recursos, la respuesta parece inclinarse hacia un «sí» a la biodigestión de purines.

Como referencia en el mercado podemos encontrar a PlanET Biogás: Pioneros en Tecnología de Biogás y sostenibilidad.

Desde sus primeros pasos en 1998, PlanET Biogás ha emergido como una entidad líder en el ámbito del biogás, dominando todos los aspectos tecnológicos de este campo. Su reputación se cimienta en la interacción optimizada de procesos individuales, garantizando el éxito económico de cada planta.

Los pilares de PlanET radican en su vasta experiencia y competencia en áreas como ingeniería, procesos de homologación, construcción y servicios técnicos, siendo la elección óptima para quienes buscan soluciones integrales en biogás. Un claro testimonio de su compromiso con la sostenibilidad y la innovación es su nueva sede en Gescher, inaugurada en 2021, con una inversión de aproximadamente 10 millones de euros.

Esta infraestructura no solo refleja un diseño moderno y propicio para la innovación, sino que también es emblemática de la filosofía de PlanET: un suministro energético basado 100% en energías renovables, incluyendo geotermia, biometano y energía fotovoltaica. El Grupo PlanET Biogás se posiciona no solo como un proveedor, sino como un compañero de viaje para sus clientes, acompañándolos desde la fase conceptual hasta la ejecución, asegurando que cada detalle se alinee con la visión y necesidades del propietario.