La partenogénesis es un proceso reproductivo en el cual un óvulo no fertilizado se desarrolla en un embrión viable sin la participación de un espermatozoide. En los pavos, como en la mayoría de las aves, la partenogénesis no es un proceso natural de reproducción y no es común que ocurra de forma natural. Sin embargo, en ciertas condiciones artificiales, como la exposición a ciertos químicos o a altas temperaturas, se han reportado casos de partenogénesis en pavos.

En la partenogénesis en pavos, un óvulo no fertilizado se activa por un estímulo externo y comienza a dividirse y desarrollarse en un embrión. Sin embargo, los pavos que se desarrollan a través de la partenogénesis raramente sobreviven hasta la edad adulta, ya que los embriones que se desarrollan a partir de un óvulo no fertilizado carecen de la variabilidad genética que se produce a través de la combinación de material genético de ambos padres. Esto puede resultar en problemas de desarrollo y salud para el pavo.

En general, la reproducción de los pavos se lleva a cabo por medio de la fertilización de un óvulo por un espermatozoide. Los pavos machos, o pavos reales, cortejan a las hembras mediante la exhibición de sus plumas y vocalizaciones. Cuando la hembra está lista para reproducirse, el macho la monta y deposita el esperma en el tracto reproductivo de la hembra. El esperma fertiliza el óvulo y el huevo resultante se incuba durante aproximadamente 28 días antes de eclosionar en un pavo bebé.

La partenogénesis no es un proceso común en los pavos y no es un medio natural de reproducción en estas aves. La reproducción normal en los pavos se lleva a cabo mediante la fertilización de un óvulo por un espermatozoide, y el desarrollo de un embrión a partir de un óvulo no fertilizado puede resultar en problemas de salud y desarrollo para el pavo.

Los casos de partenogénesis en pavos son raros y ocurren de forma poco común en condiciones artificiales. La mayoría de los informes de partenogénesis en pavos provienen de estudios de laboratorio o experimentos en los que los óvulos se someten a condiciones especiales.

En 1936, se informó el primer caso de partenogénesis en pavos en el que un embrión viable se desarrolló a partir de un óvulo no fertilizado. En este estudio, los óvulos se trataron con una sustancia química que imita la actividad del espermatozoide. Posteriormente, se ha informado de otros casos de partenogénesis en pavos en estudios similares en los que los óvulos se trataron con sustancias químicas o se sometieron a altas temperaturas.

  Manejo de Pavos: Simplificando la Tarea con Sistemas Innovadores