Entendiendo el proceso de puesta: Las etapas clave en la vida de una gallina ponedora.

Las gallinas ponedoras son aves de corral especializadas en la producción de huevos. Desde su nacimiento hasta el final de su vida productiva, pasan por diferentes fases, cada una con sus propias características y requerimientos. El periodo de producción, que se extiende aproximadamente desde las 18-20 semanas hasta las 72-80 semanas de edad, es de suma importancia, ya que es cuando las gallinas alcanzan su máximo potencial de puesta.

Inicio de la producción

Alrededor de las 18-20 semanas de edad, las gallinas comienzan su etapa de producción. Esta fase inicial es crucial, ya que establece las bases para el rendimiento futuro de la ave:

    • Desarrollo Fisiológico: Durante esta etapa, los ovarios de la gallina maduran y comienzan a producir óvulos, que se convertirán en huevos.
    • Nutrición: Es vital proporcionar una dieta balanceada que cumpla con las demandas nutricionales de las aves. Esto garantiza una buena producción de huevos y evita problemas como el bajo peso del huevo.

Pico de producción.

Alrededor de las 26-30 semanas de edad, las gallinas alcanzan su pico de producción, poniendo el máximo número de huevos posible:

    • Rendimiento: Durante esta fase, es posible que las gallinas pongan un huevo casi todos los días, alcanzando tasas de producción de más del 90%.
    • Monitoreo: Es esencial supervisar la salud de las aves y garantizar que estén recibiendo suficiente alimento y agua. Cualquier estrés o enfermedad puede afectar negativamente la producción.

Producción sostenida.

Después del pico de producción, las gallinas entran en una fase de producción sostenida que puede durar varios meses:

    • Consistencia: Aunque la tasa de puesta disminuye lentamente, las gallinas continúan produciendo un número significativo de huevos.
    • Calidad del Huevo: Durante esta etapa, es posible que la calidad del cascarón del huevo disminuya ligeramente. Es fundamental ajustar la nutrición, especialmente el aporte de calcio, para mantener una buena calidad del cascarón.

Declive de la producción.

Alrededor de las 72-80 semanas, la producción de huevos comienza a disminuir de forma más notable:

    • Disminución Natural: La capacidad reproductiva de las gallinas disminuye con la edad. Es natural que la producción de huevos se reduzca en este punto.
    • Consideraciones de Reemplazo: Muchos productores optan por reemplazar sus bandadas después de un ciclo de producción para mantener niveles óptimos de producción. Las gallinas que se retiran del ciclo productivo a menudo se procesan para carne o se venden a mercados secundarios.

La etapa de producción de las gallinas ponedoras es un proceso dinámico y complejo que requiere atención continua para garantizar la salud de las aves y una producción de huevos óptima. Desde el inicio de la producción hasta el declive, es esencial comprender las necesidades cambiantes de las aves y adaptar las prácticas de manejo en consecuencia. Con el cuidado adecuado, las gallinas ponedoras pueden ser una fuente valiosa y sostenible de alimentos para la población mundial.