Se hace evidente y hasta necesario poder mencionar que, para la producción y distribución de alimentos, se necesitan de componentes fertilizantes que ayuden pues, el desarrollo de los cultivos y así generar productos de muy buena calidad. Esto se logra a través de los diferentes tipos de estiércol que existen, ya que, son considerados como los mejores fertilizantes que existen en el mundo debido a todas las propiedades que estos poseen.

La gallinaza, es evidentemente, uno de estos fertilizantes tan necesarios para este trabajo de la producción de rubros en un cultivo, y no es para menos, ya que se considera uno de los más ricos en nutrientes y componentes que son de vital importancia para el desarrollo de los productos agrícolas.

Teniendo esto en cuenta, es obvio que se debe de tener en cuenta un factor muy importante, y es ¿cómo se procesa dicha gallinaza para, precisamente, convertirla en abono para plantas y cultivos? Es obvio, que existen diferentes tipos de empresas e instalaciones que dan a la tarea pues, de procesar la gallinaza en su estado puro, para posteriormente transformarla en lo que vendría siendo el fertilizante propiamente dicho.

Se debe de tener un profundo cuidado con la utilización de gallinaza fresca y pura, ya que, esto a arte de ser perjudicial para la salud del ser humano, resulta también algo tóxico y peligroso para el ambiente mismo y el cultivo. Debido a que, la gallinaza sin procesar posee componentes que, crean incluso contaminación en el aire, agua y suelo, lo que puede perjudicar en gran medida la producción agrícola.

Componentes como el nitrógeno, es el causante del característico olor intenso y desagradable de la gallinaza, que si no se procesa correctamente, puede llegar a convertirse en un aerosol que afecta la pureza del aire, y resulte pues, perjudicial para el ser humano al respirar.

Evidentemente, en el caso del agua se debe de tener sumo cuidado de que no tenga residuos de ningún tipo de gallinaza, ya que, esta puede contaminar fuertemente el agua, llenándola de muchas impurezas y toxinas que posteriormente crean enfermedades peligrosas y hasta mortales.

Y en el caso del suelo, al no estar limpia la gallinaza, es decir, de haberle hecho el curado, si bien es cierto que posee nutrientes en el estiércol mismo, es necesario también desechar otros componentes y propiedades que hagan mucho menos fértil la tierra, lo que, perjudica pues la producción de cualquier producto agrícola, y en vez de ayudar a producir, lo que provoque sea una reducción.

Proceso de curado

Estas instalaciones, evidentemente, cuenta con diversos sistemas y procesos que buscan pues, purificar en todo caso la gallinaza para que sea apta en su manejo y efectividad de producción agrícola. Primeramente, la gallinaza debe ser recogida con extremo cuidado y protección en su estado puro, es decir, el estiércol propiamente de las gallinas, para poder ser almacenada y luego enviada a las instalaciones encargadas de procesarla.

Sin embargo, cabe acotar que no es necesario de una empresa propiamente dicha para que se pueda realizar el curado propiamente de la gallinaza, también se puede tener un sistema de curado dentro de las granjas o cultivos donde se esté llevando a cabo la crianza de gallinas o fauna avícola.

Para el procesamiento de la gallinaza, existen dos métodos:

  • Biogás
  • Compostaje

Biogás

La gallinaza al ser descompuesta produce una especie de biogás, y es considerado un producto compuesto entre un 60 – 70% de metano, y el resto está compuesto por anhídrido carbónico. El proceso se centra en una especie de mezcla de todas las deyecciones de la gallina, que previamente se deben de haber mezclado con agua, esto a través de un digestor o tanque hermético, que es precisamente quien realiza o se produce precisamente la degradación de la materia orgánica de la gallinaza, en un medio anaerobio mediante la acción de diferentes enzimas que segregan algunos microorganismos.

Como se puede apreciar, el proceso de curado y procesamiento de la gallinaza por medio del biogás, es bastante complejo, y de hecho, requiere de una elevada inversión en dicho medio para que el procesamiento se dé correctamente. Esto, evidentemente, puede generar un gasto considerable, pero se debe tener en cuenta que es una de las formas más efectivas que existen para que la gallinaza quede completamente limpia y lista para ser usada.

Además de ello, el procesamiento por medio del biogás posee ciertas ventajas:

  • Disminuye la contaminación del aire, suelo y agua.
  • Disminuye la proliferación de las enfermedades
  • Fácil instalación y manejo
  • Producción de bioabono
  • Proporciona una fuente de energía a productores con bajos ingresos

Compostaje

El Compostaje es un proceso aeróbico, en la cual el material se descompone parcialmente antes de que este pueda ser aplicado en la tierra del cultivo. A través del compostaje se logran varios aspectos que son de suma importancia para el manejo de este fertilizante: Se logra convertir un producto maloliente, fitotóxico, de difícil manejo y aspecto desagradable, en un producto inoloro, de fácil manejo, un aspecto mucho más atractivo y libre de sustancias fitotóxicas que, son de vital importancia para el posterior uso en la producción agrícola.

Para el compostaje, se deben de tener en cuenta aspectos esenciales como lo son, la cantidad de aire y agua disponible que influyen directamente en el curado del mismo, tener también en consideración los posibles hongos y bacterias que puedan afectar de forma crítica el proceso de curado en un compostaje, y los nutrientes y componentes de la gallinaza se deben distribuir por secciones o partes para que se pueda dar una correcta y completa limpieza de dichas partes.

Es pues, a través de estos dos grandes procesos que se realiza el curado y procesamiento propio de la gallinaza, que, como se menciona anteriormente se necesitan para que se pueda usar correctamente sin correr ningún tipo de riesgo o peligro que pueda ser perjudicial tanto para el ser humano como para el cultivo mismo, y hasta para evitar la contaminación.