La crianza de los pollos es una labor que demanda muchos cuidados y un continuo esmero de parte del avicultor y su equipo de trabajo con miras a lograr que toda la parvada crezca con salud hasta que alcancen el tamaño y peso adecuado. En ese sentido, es bueno contar con una especie de lista contentiva de varios consejos que si son aplicados contribuirán en gran manera a la consecución de los objetivos. Al respecto, variables como la seguridad, la temperatura y la alimentación juegan un papel estelar por ello esta guía se propondrá resumir de forma lo más completa posible una serie de consideraciones importantes ara los emprendedores del campo especialmente los vinculados al mundo de la avicultura

Todo negocio demanda invertir tiempo y recursos materiales en aras de hacerlo crecer y permitirle posicionarse de forma satisfactoria en su mercado respectivo. La cría de pollos no es la excepción, de allí que por medio de estos consejos y sugerencias podrás potenciar la producción de tu granja ya que todas ellas están orientadas a conservar la salud de la materia prima de tu trabajo, es decir, las aves. Una vez hecha estas consideraciones a modo de introducción, le daremos paso a un trio de pautas que pueden tranquilamente constituirse en un micro guía para la crianza de pollos de engorde.

Seguridad ante todo

Toda estructura física requiere de la aplicación de estrictas normas de seguridad con miras al confort y tranquilidad de los seres que la habitan. En el caso de las granjas avícolas, esta variable mantiene su importancia. Ahora bien, los pollos en sus primeros días y semanas de vida son como es bien sabido, criaturas muy vulnerables no solo a las bacterias y virus que pululan en el ambiente, sino también a los animales que pueden rondar sigilosamente instalaciones como estas. Por ejemplo: Gatos, perros y especialmente roedores como los ratones. Estos últimos, son una amenaza potencial dada su rapidez y facilidad para penetrar por pequeñas aberturas en las puertas o paredes.

Asimismo, las mallas anti pájaros contribuirán significativamente a proteger a tus polluelos de las aves depredadoras que pueden irrumpir en la granja y atentar contra la integridad física de la parvada. En este sentido, dichas mallas deben estar diseñadas con materiales resistentes y colocados de manera tal que no quede espacio alguno por donde se pueda colar cualquier animal volador.

La higiene es clave

Ya sea que tu actividad comercial sea bajo techo o a campo abierto la limpieza y la higiene es una de las variables de aplicación obligatoria. Tener techos impermeables que impidan el paso del agua y la humedad, así como cualquier otra partícula o desecho potencialmente dañino es algo que debes tomar en seria consideración si quieres que tus pollos crecen sanos y fuertes. También, el contar con un suelo de fácil limpieza te ayudara a agilizar el proceso de conservación de las instalaciones y al mismo tiempo redundara de forma positiva en la vida y desarrollo de tu parvada.

De igual forma, desde hace unos años hacia nuestros días se viene dando y consolidando una tendencia dentro de las granjas avícolas, dicha tendencia está relacionada con la presencia de vestuarios con duchas, los cuales están dispuestos para minimizar en la medida de lo posible las enfermedades y afecciones se les pueden transmitir a los pollos mediante la manipulación a la cual están permanentemente expuestos a manos del hombre. En este sentido, esta medida lejos de parecer radical, es bastante razonable y fácil de ejecutar. Asimismo, ayuda a desarrollar una sana rutina dentro del grupo humano que labora en la granja y en las personas y socios que la visiten con regularidad.

Otra de las medidas que se deben tomar y que ayudan a promover la higiene en la crianza de los polos tiene que ver con el diseño de un almacén central o pasillo cerrado donde se minimicen los riesgos de contaminación a partir de heces de pájaro y otros animales.

La temperatura correcta alarga la vida del pollo

Cuando tocamos la variable temperatura dentro de la guía para la correcta crianza de los pollos, solo hay una palabra que resume y engloba como debe plantearse el asunto, equilibrio. Sin duda, buscar ese término medio es la clave a este respecto ya que no se trata de que los pollos se sofoquen experimentado altas temperaturas que afecten su salud en los primeros días de vida, pero tampoco se quiere que sufran los embates del frío producto de temperaturas muy bajas. Pensando en ello, se han diseñado sistemas de refrigeración, así como bombillos especiales que además de fungir como iluminadores del espacio también ayudan a regular la temperatura.

En el caso de estos bombillos deben ser instalados a una altura intermedia precisamente en aras de lograr ese equilibrio térmico que le genera bienestar y salud a la parvada desde los primeros días hasta pasados los meses. Este punto cobra más relevancia en función de la zona geográfica o país donde se encuentre la granja, por ejemplo en los países áridos o en los lugares templados se hace más difícil de lo normal lograr equilibrar esta variable. Caso contrario ocurre en las naciones tropicales o mediterráneas que generalmente mantienen temperaturas promedio que favorecen a la salud y el bienestar de los pollos y al mismo tiempo facilitan el trabajo del avicultor.

Detalles finales

Realmente son muchas las recomendaciones que se pueden dar en aras de configurar un manual o guía para la correcta crianza de los pollos, sin embargo los mencionados en la presente guía pueden de alguna manera orientar la línea general a seguir para garantizar que la parvada completa logre crecer satisfactoriamente. A las variables mencionadas, es menester añadirle la relacionada a la alimentación. En ese sentido, los alimentos deben variar en la medida que transcurra el tiempo y el ave supere etapas de desarrollo. Se espera en definitiva que con la puesta en práctica de .estas sugerencias se dé un proceso de cría óptimo y satisfactorio que lleve al incremento de la producción de tu granja.

  Oportunidades de negocio en la industria avícola: ideas para emprendedores